En octubre, nos unimos a la concientización sobre el cáncer de mama

Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres a nivel mundial, se estima que casi cien mil mujeres mueren de cáncer de seno cada año y se espera que para 2030, esto aumente en un 34% en las Américas, si continúan las tendencias actuales.

La detección temprana es determinante en la supervivencia del paciente. Aunque existen unos factores de riesgo, esta es una enfermedad que no se puede predecir, pero para el alivio tanto de hombres como de mujeres, se ha demostrado que la identificación de signos y síntomas en la fase inicial de la enfermedad ayuda a reducir los riesgos de esta.

Por eso, en el mes de la concientización sobre el cáncer de mama, queremos invitarte a familiarizarte con tus mamas mediante el autoexamen mamario. A continuación, te damos algunas recomendaciones para que lo incluyas en tu rutina.

  1. ¿En qué momento hacerte el autoexamen? Si menstrúas, el mejor momento para hacerte el autoexamen suele la semana siguiente a la finalización del periodo cuando las mamas están menos sensibles e inflamadas de acuerdo con los cambios hormonales.
  2. ¿Cómo empezar? Inicia con una inspección visual, para ello párate o siéntate frente a un espejo sin brasier, con los brazos a los costados e inspecciona tus mamas de la siguiente manera:
    • Inspecciona si hay presencia de arrugas, abultamientos o cambios en la forma, tamaño o simetría.
    • Verifica si los pezones están invertidos o hundidos hacia dentro.
    • Observa los cambios en tus mamas mientas haces presión sobre tus caderas con las manos.
    • Observa los cambios en tus mamas mientras llevas los brazos levantados sobre la cabeza y las palmas de las manos hacen presión la una sobre la otra.
    • Levanta las mamas y revisa si los pliegues de la base son simétricos.
  3. Paso seguido, realiza el autoexamen con tus manos: te recomendamos hacerlo recostada boca arriba sobre una superficie uniforme, cuando te recuestas el tejido mamario cae y se vuelva más delgado y fácil de palpar.

    Te dejamos algunos consejos para el momento de realizarte el autoexamen:
  • Usa las yemas de los tres dedos del medio y no las puntas de los dedos.
  • Emplea diferentes niveles de presión en cada zona para sentir el tejido mamario a diferentes profundidades.
  • No te apresures, tómate el tiempo necesario para examinar cuidadosamente cada mama.
  • Sigue un patrón para garantizar la inspección completa de cada mama. Puedes imaginar el cuadrante de un reloj sobre tus mamas o las porciones de un pastel. Comienza de afuera hacia adentro y luego mueve los dedos hacia la próxima zona.

Y finalmente, cuándo acudir al especialista:

Además de los exámenes que te realizas rutinariamente con el especialista, debes considerar signos de alerta si notas:

  • Un bulto o nódulo cerca de la axila.
  • Protuberancias, arrugas, hoyuelos o crestas en la piel de las mamas.
  • Cambios en los pezones, por ejemplo, si se invierten en lugar de sobresalir.
  • Secreciones sanguinolentas del pezón.
  • Enrojecimiento, sensación de calor, hinchazón o dolor.
  • Picazón, llagas, erupciones, escamas o similares.

Nadie está exento de padecer cáncer de mama, por eso te ratificamos nuestra invitación a estar alerta a los signos y cambios que puedas experimentar, recuerda acudir a tu especialista ante cualquier duda o signo de alerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *